28 de febrero de 2018

Reseña "Vengadores Costa Oeste nº12: Vientos Oscuros"


Vengadores Costa Oeste nº12: Vientos Oscuros

El buen doctor
Longshot acude muy preocupado a la residencia de Extraño en Londres. Insiste al buen doctor en que debe lanzarle un hechizo para borrarle la memoria, porque es demasiado peligroso para el estatus quo humano. Si él es consciente de que es un ángel, pronto lo será el resto de la humanidad y eso podría acabar con la noción divina del libre albedrío. 
El eurovenger prefiere sacrificar parte de su memoria para librar a la Tierra de ese peligro teológico. ¿O quizás en el subconsciente de Longshot pesan todavía las palabras de su hijo, Estrella Rota, cuando le dijo que su destino era convertirse en alguien malvado? (como se vio en Vengadores Costa Oeste nº 11: Vientos Oscuros) ¿Que había participado en la rebelión de Lucifer? ¿No será esta amnesia una manera de evitarse un dolor que hasta entonces no había sentido? Sea como fuere Extraño accede. Pero no sin antes guardar todos esos recuerdos en un anillo místico que se pone en su mano izquierda, por si acaso en algún momento le fuera útil o Longshot quisiera volver a tener sus recuerdos. En su mano ya hay dos anillos con recuerdos. El otro contiene los de Doom.


Doom ha ido sometiéndose a los exámenes del Hechicero Supremo para ir avanzando en su búsqueda de su verdadero yo. Durante esos encuentros, Extraño ha aprovechado para irle manando todo el poder que el latveriano absorbió del cubo cósmico cuando liberó su energía en el Big Bang [como se vio en Vengadores Costa Oeste nº 5: El día del fin del mundo]. Extraño, incapaz de contener en sí tanta energía, la ha ido derivando a la habitación más protegida de su santa-sanctorum para construir su propio cubo cósmico. Es consciente de que ni en Doom ni en todos los lugares donde ha estado y donde ha dejado un poso de energía, hay la suficiente como para reconstruir el cubo. Mucha de esa energía se disipó en el Big Bang y debería recuperarla por algún modo si quisiera el cubo completo. Pero su mente divaga por caminos más tortuosos. De entre los libros prohibidos del alquimista Diablo que ahora se encuentran en su biblioteca privada [como se vio en el número anterior] ha aprendido un oscuro hechizo de goecia por el cual puede arrebatar la esencia de seres ultrapoderosos y desviarla directamente al cubo. ¿Es la siniestra influencia de la maldad latente en el anillo de Doom lo que le ha impulsado a elegir esa senda de sangre? El caso es que sin poder evitarlo, se estremece al ver que una cana blanca asoma en su barba. Una cana que le acerca un paso más a parecerse a su yo futuro, un Extraño cruel para el que el fin justifica cualquier medio.

Hércules también tiene problemas con su memoria. Ha viajado al Hades para ir a la laguna de Leto a olvidar todos sus apetitos carnales extramatrimoniales. Así está convencido de que podrá recuperar a Hulka, con la que había tenido una airada discusión gracias a un detallado informe psicológico cortesía del Doctor Faustus [como se vio en Vengadores Costa Oeste nº11: Vientos Oscuros]. Una vez allí, tiene la desagradable sorpresa de encontrarse con su hermanastro Dionisos, el dios de los placeres carnales y el vino con el que tuvo recientemente grandes diferencias [como se vio en Vengadores Costa Oeste nº8: Dangerous Show Business]. Dionisos le tienta con un grupo de ninfas para evitar que beba, pero Hércules logra sobreponerse a la tentación y se arroja a la laguna, para disgusto de su medio hermano. Allí sin embargo se da cuenta de un hecho perturbador. Esa agua, de sabor inconfundible, no es la primera vez que sacia su sed. Pero ¿cuándo y por qué acudió a la laguna a olvidar?

La Gata Negra está en su piso en Nueva York con un Spiderman que no duda en intentar recuperarla por cualquier medio. Intenta convencer a Felicia de que su verdadero lugar está en América y que en un palacio se marchitaría. Ella parece convencerse y sella su discurso con un beso. Pero en ese momento le parece intuir que alguien está mirando a través de su ventana. Raudo, Spiderman persigue al intruso. Para cuando ella alcanza la azotea, el arácnido está inconsciente en el suelo a los pies de un extraño metahumano con alas de mosca que sostiene una cámara fotográfica. La Gata con un rápido movimiento felino se la arranca de las manos y la destruye, pero se da cuenta de que ha enviado las fotos vía internet. ¿A dónde? Una breve amenaza sirve para confirmar sus sospechas: Al palacio real de Wanania.

En un futuro no muy lejano, Rachel Summers, antigua sabueso cazadora de mutantes para los Centinelas, conversa con el Doctor Extraño, líder de los Eurovengers y uno de los líderes de la Resistencia en la ciudad de Nueva York, convertida en ruinas y en una de las mayores prisiones de mutantes del país. Los Centinelas han dado un ultimátum a las potencias europeas, un ultimátum que finaliza esa misma medianoche. Si no entregan a todos sus mutantes en el plazo de una semana, iniciarán una guerra nuclear. La Resistencia había perdido ya la fe en la victoria contra los Centinelas cuando unos extraños héroes de los que nadie tenía noticia, los Eurovengers, parecieron surgir de la nada. Se trataba de los Eurovengers de 2047 que a su vuelta de derrotar a Dormammu [tras los eventos del número anterior] vieron que su futuro había sido drásticamente alterado. Como no podía ser de otra manera, se unieron a la Resistencia y allí el Doctor Extraño se logró convertir en uno de sus líderes. Es más, diseñó un plan para acabar con los Centinelas. El Hechicero Supremo va a enviar a Rachel al pasado para que elimine al científico que diseñó los primeros modelos de Centinela: un tal Reed Richards.
No ha podido encontrar más información de ese tal Richards utilizando sus poderes místicos que tan solo su rostro. Eso le hace pensar que el científico cuenta con una gran protección y por tanto debe de ser un elemento clave para los Centinelas [se equivoca Extraño. No ha podido encontrar nada sobre Reed Richards porque Doom lo borró de la existencia, como se vio en Vengadores Costa Oeste nº 5: El día del fin del mundo. Solo gracias a sus increíbles dotes ha logrado rescatar el rostro del hombre que fue borrado]. Pero justo antes de enviarla al pasado, un Centinela hace su aparición. Rachel se queda petrificada ante la presencia de uno de sus antiguos amos y no hace nada para evitar que el robot elimine al doctor, que tiene como último gesto el enviarla al pasado. Todo ello mientras Rachel observa cómo el cielo es surcado por centenas de misiles nucleares camino a Europa. Los Centinelas han iniciado el fin del mundo sin esperar a que el ultimátum llegue a su término.

El regreso de Reed Richards
Doom ha decidido iniciar una nueva identidad. Una vez operado en la clandestinidad para tener el rostro de Reed Richards ha diseñado una armadura con alas que le permitirá ser un miembro de los Eurovengers. Parte de su plan pasa por hacer creer al resto de los héroes que el verdadero Kristoff está en coma tras el terrible combate con Dormammu convaleciente de sus heridas. Su nombre código será Águila Latveriana. Para ello ha convocado al grupo en la sala de juntas de la Torre Doom en Bruselas, donde acuden todos y se muestran afectados por la noticia (especialmente la Gata Negra, que recuerda cómo ayudó a diseñar el exoesqueleto que le permitió andar tras las terribles lesiones que le infringió Ares, como se vio en Vengadores Costa Oeste nº8: Dangerous Show Business), aunque eso no impide que Longshot pida algo para comer. Hércules se le une demandando un buey para él solo. El Águila Latveriana señala entonces la conveniencia de atajar alguna amenaza en Europa para comenzar la andadura oficial del nuevo grupo. Cuando proyecta en la pared algunas de las más peligrosas, alguien aparece de la nada. Y con intenciones hostiles.

Rachel Summers dedica apenas unas décimas de segundo a hacerse cargo de la situación. Sus ojos se clavan en el rostro de Reed Richards y actúa. Con un movimiento de la mano, lo empuja contra la pared gracias a sus poderes telequinéticos y amenaza a los Eurovengers con romperle el cuello si interfieren. Pero ha infravalorado a los héroes. El doctor Extraño lanza un hechizo de inversión y de pronto es ella quien está aprisionada contra la pared por su propio poder telequinético. La Gata recoge a Doom, que ha caído al suelo una vez liberado. Hércules se lanza hacia la intrusa justo a la vez que Doom, embutido ya en la armadura del Águila Latveriana (que ha volado desde la habitación contigua al comenzar la amenaza) lanza un potente rayo contra la mutante. Rachel sin embargo no está indefensa. Con gran esfuerzo de voluntad comienza a liberarse del hechizo de Extraño y logra mover la masa de Hércules para interceptar el rayo de Doom. Longshot intenta detener la pelea interponiéndose entre Rachel y Hércules, que va a estrellar su irritado puño contra ella. Finalmente el puño destroza la pared y la pelea se detiene.

Los Eurovengers, ya repuestos de la sorpresa y la pelea, debaten entre ellos qué hacer con la recién llegada, que por su parte parece maravillada por la vista de la ciudad que se extiende a sus pies al otro lado del tremendo boquete abierto por el puño de Hércules. El grupo es partidario de darle una oportunidad, pues no parece realmente villana. Es entonces cuando Rachel, ya respuesta de su ensimismamiento, se une a ellos y sin más preámbulo les muestra sus recuerdos del terrible futuro tomado por los Centinelas. La visión es tan horrible y cruenta que los Eurovengers se convencen de su veracidad y deciden ayudarla. Todas las miradas se dirigen al autoproclamado Reed Richards.
Doom explica que él no ha diseñado nada así y que no le interesa en absoluto, pero miente. El diseño le parece muy prometedor y decide intentar en el futuro hacer algo similar. Para disipar las dudas del grupo, muestra a sus compañeros unas imágenes que acaban de llegarle desde Doomstat. Alguien ha robado varios ingenios de Kristoff. Pronto reconoce los contenedores que se lleva un enorme robot. Se trata de un par de proyectos de vibranium líquido y el prototipo de Superadaptoide. El ladrón no es otro que el Pensador Loco, que ha debido aprovechar el hecho de que Kristoff está aparentemente en coma para llevar a cabo su fechoría. Los proyectos debería haberlos conocido cuando estuvo trabajando como jefe de desarrollo de Doom Corporation [como se vio en Vengadores Costa Oeste nº8: Dangerous Show Business]. Doom convence a los Eurovengers de que en esos contenedores residen proyectos a partir de las cuales se podría desarrollar un Centinela. Los héroes parecen alarmados y dispuestos a eliminar inmediatamente la amenaza que supondría, atacando al Pensador Loco en su base. Para ello Extraño se decide a teleportar al grupo utilizando el poder derivado del cubo cósmico. Pero todavía no es capaz de utilizarlo con la debida destreza y suplica a los Eurovengers que guarden silencio. Mientras convoca el poder, Doom comienza a sentir cómo fluye un tipo de energía que hasta hace muy poco le pertenecía a él, y no puede evitar lanzar una imprecación de sorpresa, sabiendo que esa energía está conectada a él de alguna manera. Basta para que el hechizo no surta el efecto deseado y teleportar al grupo a otra localización…

La Liga de la Justicia
Los Eurovengers aparecen en mitad de una ciudad populosa que no pueden identificar más allá de que es estadounidense. Los viandantes los confunden con supervillanos porque no parecen identificarlos y porque al aparecer en mitad de una carretera algunos automóviles han chocado entre ellos por su culpa. Doom coge un periódico para intentar ubicar dónde se encuentran, pero en lugar del Daily Bugle se trata de un desconocido periódico llamado Daily Planet. Pero en ese instante, un héroe local llega a la escena. También los confunde con supervillanos y se apresta a combatirlos a pesar de parecer en total inferioridad. Se hace llamar Flash. Antes de que los héroes puedan reaccionar, ya los ha golpeado a todos. La Gata logra esquivarlo a duras penas. Rachel reacciona intentando paralizarlo con su telequinesis, pero es demasiado rápido. Hércules le lanza uno de sus pesados puños pero solo alcanza aire. El mago y Longshot logran convencerlo de que no son villanos sino héroes de una dimensión desconocida y allí se detiene la lucha.

Los Eurovengers explican su increíble historia a los héroes locales, que adoptan el nombre de la Liga de la Justicia, en su base en la luna. Allí Batman, la Mujer Maravilla, Linterna Verde, Zatanna y el mismo Flash escuchan las palabras de los Eurovengers sin apenas dar crédito. Al terminar, se preguntan si la repentina llegada de ese grupo de héroes no tendrá un significado oculto, si los Eurovengers quizás puedan ser de ayuda a la Liga. De hecho, Batman y sus compañeros estaban preocupados con un problema que les afectaba a todos como grupo. Una heroína llamada Raven había caído en un extraño coma hacía pocos días. Tras examinarla con el Ojo de Agamotto, Extraño llega a la conclusión de que la mujer ha sido poseída por Dormammu! Al parecer, Raven al teleportarse utilizaba una ínfima cantidad de energía oscura. Fue lo que necesitó el debilitado Dormammu para escapar de la muerte en el combate con los Eurovengers. Demasiado débil para asumir forma propia, tomó el cuerpo de Raven. La Gata Negra sugiere hacer un exorcismo, justamente lo que el Doctor Extraño y Zatanna iban a proponer desde su opinión experta. Se trata de un hechizo complejo, por lo que los dos conocedores de lo arcano deberán emplear todavía un tiempo en estudiar la ceremonia. Entretanto, los héroes se relajan y se dispersan por la base.

Hércules entrena en una sala de combate junto con Wonder Woman y juntos hablan de su pasado mitológico. Hércules pregunta por su contrapartida de esa dimensión. Ella le explica que ese Hércules había cambiado de bando incontables veces, unas ocasiones aliándose con villanos y otras con héroes. El eurovenger le deja claro que él siempre ha estado del lado de la justicia. Por su parte, Wonder Woman expresa las dudas que le ofrece el intrigante Batman, miembro como ella de la Liga de la Justicia. También se pregunta si es sabio dejar que hable con el otro intrigante de los Eurovengers, el Águila Latveriana. Hércules no se siente amenazado y le explica a la heroína que en el peor de los casos, ninguno de esos supuestos intrigantes sería amenaza para ellos. La amazona comienza a sentirse atraída por el olímpico pero él la rechaza amablemente y deja el gimnasio justo cuando Longshot entra. Ha tenido la suerte de estar en el momento preciso en el lugar indicado. Wonder Woman cambia de objetivo y seduce al rubio eurovenger sin mayores problemas.
Batman dialoga con Doom en un balcón con las inmensas planicies de la luna extendiéndose bajo él hasta el horizonte y con la Tierra brillando azul en el firmamento. Allí expresa su preocupación por varios de los miembros de su propio grupo. Como Águila Latveriana, él no tiene ningún superpoder. De ahí que desconfíe en los metahumanos con un poder desmesurado. Insta a Doom a prepararse contra cualquiera de sus propios compañeros Eurovengers, sospechando que cualquiera de ellos en cualquier momento puede utilizar sus grandes poderes al servicio del mal. Muestra al latveriano una bala de kriptonita que tenía reservada para el caso de que Superman cambiar de bando. El kritptoniano murió recientemente salvando al planeta contra una amenaza extraterrestre y él lo honra, pero en cualquier caso, siempre tuvo esa bala al alcance. Doom habla del gran poder que maneja el Doctor Extraño y dada su naturaleza mágica, Batman le ofrece un casco que le puede servir en el futuro y que perteneció a un tal Doctor Fate.
La Gata Negra dialoga con Linterna Verde, que está asombrado del increíble parecido que guarda con una tal Catwoman. La ladrona pide ver imágenes de esa mujer y no puede por menos que convencerse del parecido físico que guardan las dos. Diríase que fueran hermanas gemelas. Linterna Verde se pregunta si tendrá algún sentido cósmico esa semejanza y si guardará un sentido en el camino del destino. Interesada por todo ello, la eurovenger le pide que la conduzca hasta la Tierra para visitar a su alter ego, que, para su sorpresa, también al parecer ha sido ladrona de joyas…
El Doctor Extraño observa a la inmóvil e indefensa Raven tumbada sobre una camilla al lado de Zatanna,
la gran maga de la Tierra en esta dimensión, una suerte de Hechicera Suprema según puede entender Extraño. Zatanna le hace una extraña y peligrosa proposición. Ella siempre desconfió de Raven. Le pide al eurovenger que analice su verdadero yo, algo que Stephen Extraño hace fácilmente con su ojo de Agamotto, desvelando la naturaleza demoníaca de la heroína. Al parecer Raven es una de un demonio superior. Ha entrenado toda su vida el control de sus emociones, puesto que si se dispararan podría llegar a convocar a su padre accidentalmente a la Tierra poniéndola en serio peligro. Zatanna quiere evitar ese peligro a toda costa y quiere aprovechar el exorcismo para acabar con ella sin levantar sospechas. Extraño, quizás influido por la maldad latente del anillo que porta y que emite brillos verduzcos recordando la capa del doctor Muerte, acepta.

Rachel entretanto ha entablado contacto telepático con la yacente Raven. En el mundo espiritual las dos departen largo tiempo sobre la voluntad, las emociones y el destino. Sobre Raven, se yergue un enorme cuervo negro que simboliza su poder. Pero la propia Rachel se ve envuelta en llamas, y sobre ella otra figura con una extraña forma de ave fénix se alza de forma especular frente al cuervo. Raven explica a Rachel que está dispuesta a morir en el exorcismo para liberar al mundo de su amenaza. Pero la mutante del futuro no está dispuesta a correr ese riesgo y se ofrece a albergar su alma en su propia mente como salvaguarda por lo que pudiera suceder. Raven acepta la oferta agradecida y se funde con su ser.
Doom pronto se da cuenta de algo. Al parecer, el cuerpo de Raven-Dormammu está emitiendo energía residual de la Dimensión Oscura. Eso no debería ser extraño.
Pero al parecer la energía oscura es extremadamente rara en esta dimensión. Utilizando los superordenadores de la base se da cuenta de que la aparición de Dormammu ha supuesto una especie de gran faro de energía oscura para este universo, un faro que quizás pueda atraer a elementos peligrosos, dada la extraordinaria naturaleza de esa energía en la dimensión que habitan. Rastreando posibles criaturas interesadas en energía de la Dimensión Oscura, encuentra referencias a un cuerpo de supervillanos galácticos llamados los Linternas Negras. Al parecer, por las lecturas de energía negativa que puede rastrear, los Linternas Negras tienen anillos de poder que funcionan con energía oscura. Para ellos Dormammu es una especie de batería viviente de energía oscura. Lo más probable es que estén surcando ya mismo el universo atraídos por ella…

No hay comentarios: