7 de diciembre de 2017

Xanágenis

Mucha gente, cuando llega a una etapa en la niñez, o en la adolescencia, deja de sentirse conectado a quienes le rodean, y se siente que no encaja. Se siente de otro mundo, de otro planeta, alienígena, extradimensional, fantástico. Pero, ¿y si hubiera gente que realmente fuera de otro mundo, de otra dimensión, viviendo, creciendo y muriendo entre nosotros? Interpretar a una de esas personas es lo que nos propone Xanágenis, y es el juego que analizamos en esta entrada.



Xanágenis es un juego de mecenazgo español creado por Enrique Garrido Ramos. El juego utiliza su propio sistema de juego, llamado el "Sistema X", que consiste en tiradas de tres dados: uno que viene dado por la Competencia que rige la acción (cosas como Fuerza y Agilidad, que te indican que dado tirar: a más nivel, un dado más grande), otro por la Competencia concreta que se quiere usar (por ejemplo, Armas de Fuego, Alquimia, usando el mismo sistema que lo anterior) y un D12 diseñado para evitar que puedas pifiarla con demasiada facilidad. Simplemente hay que superar una dificultad, y por cuanta más cantidad se supere, más aumentos obtienes, y mejor resultado ocurre. Los que hayan jugado a Savage Worlds lo encontrarán similar, y seguro que se adaptarán rápidamente. Pero claro, no todo en un juego de rol es el sistema, y mucho menos en uno tan singular como este.

Xanágenis nos viene en dos tomos: uno primero para la ambientación, y el segundo para el sistema. Como podrá adivinarse por esta división, el trasfondo importa, y es necesario comprender la historia de Khyrdam y la Xanágenis para poder jugar bien. Sobra decir que, si eres de los que no le gusta leerse setenta páginas de trasfondo para poder jugar tu personaje, este juego no es para ti. Como en Leyenda de los Cinco Anillos, o Vampiro: la Mascarada, importa conocer el trasfondo para poder jugar a Xanágenis.

No me gustaría detenerme mucho en el trasfondo, porque creo que es mejor que lo conozcáis vosotros, pero he aquí algunas pinceladas: el libro nos presenta el mundo de Khyrdam, un paraíso oceánico muy encuadrado en el género que se viene llamando ahora "Sword & Planet", puesto que son historias de fantasía que ocurren en mundos radicalmente distintos del nuestro. En Khyrdam no hay humanos: hay varias razas alienígenas y extrañas, con sus problemas y políticas. Si eres fan de los nombres extraños con muchas apóstrofes sin duda te va a encantar Khyrdam: decir la raza y casta de origen de tu personaje puede ser un auténtico trabalenguas. Pero no creas que vas a jugar en Khyrdam: este mundo está destruido, y ha sido abandonado por su población, la cual, por medio de la Xanágenis (lo que le da nombre al juego); ha trasladado sus almas y mentes a otra raza, en otro planeta, en otra dimensión, para salvarse de la destrucción. Y ese mundo es la Tierra, y esa raza son los seres humanos. Y con estos "refugiados extradimensionales" con quienes jugamos en esta historia.

Así pues, pasando a sistema, ¿cómo se juega a este "Changeling Alienígena"? De esto se encarga el segundo tomo, el cual nos describe el sistema de juego, creación de personajes y nos detalla una aventura de prueba que viene muy bien para hacerse a cómo funciona el mundo (muy de agradecer, la verdad, junto con la enorme lista de NPCs que viene en el libro de trasfondo). He de decir que encuentro algo raro que el apartado de reglas empiece primero por detallar las ventajas y desventajas que puede utilizar un personaje, en lugar del sistema de creación de personajes o el sistema de juego, que sería lo lógico, pero lo cierto es que también anima poder ver todo lo que puedes hacerte y luego hacértelo. El sistema de creación viene justo después. No parece demasiado complicado (siempre que hayas estudiado el trasfondo) e incluye una curiosa ficha de carácter e historia de tu personaje, mucho más importante de lo que parece, por cuestiones que vamos a analizar ahora.



Tras esto, se nos explica cómo funciona el Sistema X (que ya hemos descrito antes) junto con las Ruedas. Las Ruedas funcionan como los "puntos de golpe" de un personaje en Xanágenis, pero con una singularidad: hay ruedas físicas, pero también psicológicas y emocionales, o de aura. Es decir, en Xanágenis no sólo tendrás que preocuparte de que tu personaje esté sano y a salvo en el plano físico: las jugarretas de los villanos, que las cosas le salgan mal o el uso de la magia pueden vulnerar su bienestar psicológico y espiritual, muy al estilo de la celebérrima locura de los juegos de Cthulhu, aunque no tan peligrosa como esta. Lo cierto es que me parece un sistema muy interesante, y le añade una dimensión psicológica al juego que es muy atractiva. Es posible que algunos novatos se líen entendiendo como funciona mover el marcador por las Ruedas en las primeras partidas, pero no es demasiado complejo.

Por último, se nos describe la magia, que pueden controlar los habitantes de Khyrdam por medio de su Aura. El sistema de magia está muy en la línea de lo que se puede ver en Mago: el Despertar, y Mago: la Ascensión. Existen una serie de "áreas de poder" que, si controlas, puedes controlar esa área, ya sea la oscuridad, el veneno, el fuego, la luz... Los que dieran o estén dando sus primeros pinitos con griego en el bachillerato les encantará que todas las áreas de poder tengan su nombre puesto en lengua helénica.

Así pues, esto es Xanágenis. ¿Qué nos ha parecido? Lo cierto es que es un juego difícil de describir, precisamente por eso hemos tenido que recurrir a muchas comparaciones y citas en nuestro análisis, para poder hacerlo comprensible en menos palabras. La historia de los Carru de Khyrdam recuerda a historias como las de los marcianos de John Carter de Burroughs, o la Gran Raza de Yith de Lovecraft. Y el sistema oscila entre Mundo de Tinieblas y sistemas más heroicos como Hitos o Savage Worlds. Es un juego muy alienígena, muy adecuadamente a su estilo. Pero, aunque sea difícil de describir, no es tan difícil de vender como parece: estoy seguro de que muchos jugadores encontrarán muy sugerentes las historias de alienígenas disfrazados con piel humana, controlando desde hace milenios la historia de la humanidad, y entremezclados con nosotros en nuestra era en la forma de nativos extraños, jefes de corporaciones y mentes brillantes. Otros, por supuesto, tal vez encuentren más farragoso el setting, y que el sistema no satisface todas sus necesidades, o que le sobrecarga el juego el tener que controlar el daño emocional con las Ruedas. Nuestra conclusión es que, seas quien seas, no te dejará indiferente.

1 comentario:

Max Schreck dijo...

En realidad sí se puede jugar en Khyrdam, y de hecho se hace muy a menudo con el mecanismo de los flashbacks. :) Echad un vistazo a las aventuras publicadas de forma gratuita en la web del juego (www.xanagenis.com), allí tenéis buenos ejemplos. ;)

Saludos y gracias por el análisis!