20 de julio de 2016

Crónicas Roleras: FATE. Vengadores Costa Oeste: El día del fin del mundo



El día del fin del mundo

Juego: Fate
Fecha: 5-7-2016
Pjs: Castigador (Alejandro Torrado), Miss Marvel y Mística (Cristina Voada), Doctor Doom (Ismael Sacaluga), y Hombre Hormiga y Deadpool (Iván Martín).
Visiones en el limbo
Después de la aventura anterior los Vengadores de la Costa Oeste han llegado al limbo (como se vió en Vengadores Costa Oeste nº4) y se encuentran en el palacio de cristal del señor del tiempo, Inmortus. Inmortus que no es otro que un Franklin Richards envejecido, que no es otro que un Kang en preparación. El mismo Kang ha sido derrotado por los héroes más poderosos al oeste de Oregón y yace postrado en la sala del trono de Inmortus. Allí se han reunido Bruce Banner, líder de los Vengadores (como se vió en Vengadores Costa Oeste nº3), Mística, Miss Marvel, Rom y Doctor Doom. 
Inmortus recuerda a los héroes que las tropas de Kang siguen los planes de su general para conquistar la Tierra. Para probarlo muestra a través de un portal a los Vengadores una escena donde pueden ver a Lady Ravonna, la prometida de Kang, departiendo con sus generales sobre los planes de conquista. Ninguno de ellos ha dado importancia a la ausencia del conquistador, tan seguros están de su victoria final. Inmortus también hace saber a los héroes que las tropas de Kang, que están tomando ahora mismo la ciudad de Los Ángeles mientras los Vengadores de la Costa Este se reagrupan y los Cuatro Fantásticos se dirigen a combatir a la ciudad angelina, actúan en connivencia con guerreros kree. El Batallón Sagrado Kree, comandado por la cruel general Nébula está al mando de esta división de élite bajo el control directo del Primer Ministro Ronan el Acusador. A través de otro globo de energía los Vengadores observan cómo Nébula apresta a sus tropas, que surgen de una gran puerta intergaláctica situada en el parque central de L.A. y protegida por un gran campo de fuerza. 

El señor del tiempo hace saber que el origen de todo este maremágnum se encuentra en otra burbuja temporal. Y a través de ella los Vengadores contemplan cómo un viejo sacerdote kree, el líder de una secta que mora en la tercera luna de Saturno y que ha protegido el cubo cósmico desde tiempos inmemorables, habla con una humana de gran poder psíquico: Dragón Lunar. La joven humana recoge el cubo cósmico de las manos del anciano kree que teme que Ronan el Acusador robe el objeto, que le ha estado demandando desde hace varias jornadas. El mejor sitio para ocultarlo es la cercana Tierra, pero el anciano advierte a la joven humana de los peligros que encierra su uso, y que se abstenga de utilizar su gran poder.
Dos nuevos Vengadores
Pero eso no es todo. Inmortus sabe que para que tengan éxito, deberán contar con dos Vengadores más. El primero de ellos está luchando contra las hordas de Kang que se adentran en L.A. Allí el Castigador ha reunido a un grupo de jóvenes latinos de varias bandas para luchar por la humanidad. Pero los guerreros de Kang, armados con rifles bláster acaban rápidamente con ellos, mientras Punisher aprovecha la confusión para abrir fuego y abatir un destacamento de invasores, si bien resulta herido por varios lásers. Pero en ese momento es teleportado al limbo, donde más allá del tiempo y del espacio, le hacen saber de su importancia en el plan del destino y lo convierten en Vengador.
El otro Vengador necesario para detener toda la invasión es el Hombre Hormiga, que lucha contra un pelotón de guerreros kree en una de las calles de la ciudad mientras un grupo de periodistas lo filman en la distancia, creyendo que los extraterrestres están siendo derribados por un enemigo invisible, quizás un virus terrestre para el que no tienen anticuerpos. Pero Ant-Man, que quiere conseguir su cota de fama para ser admitido en los Vengadores, se transforma en Goliath y acaba con los extraterrestres, justo antes de ser teleportado al limbo.


What if…?
Antes de que los Vengadores se reúnan y tracen planes para acabar con la brutal invasión de la Tierra, Inmortus ofrece a los héroes la oportunidad de consultar en las esferas del tiempo qué hubiera ocurrido si en algún momento de su vida hubieran tomado otra decisión… Ese conocimiento puede darles fuerzas de flaqueza en las terribles pruebas que sobrevendrán, o bien acabar con su resistencia mental. El primero en dar un paso adelante es, cómo no, Doom. En su mente se concentra una pregunta: ¿y si Reed Richards hubiera muerto en la estación orbital donde todos recibieron sus superpoderes? Las imágenes muestran cómo hubiera sido entonces él el líder de los Cuatro Fantásticos, y Sue Storm su prometida. Pero las imágenes también muestran que gracias a su soberbia el grupo al completo excepto él mismo murió intentando detener a Galactus, si bien finalmente Doom logró derrotarlo con el poder que robó a Estela Plateada.
Mística invoca otra imagen, preguntando qué hubiera sucedido si ella hubiera diseñado otra estrategia para detener a Doom tras su combate con los Cuatro Fantásticos tras la derrota de Galactus. En aquella ocasión murió su amiga la mutante Destino. Las imágenes muestran sin embargo que Destino también volvía a morir en esta ocasión.
Pero los otros Vengadores se dan cuenta de un hecho que lo cambia todo y que había pasado inadvertido a Mística: Destino había fingido su muerte, realmente había ya un falso cadáver esperando junto a unos coches. La mutante aprovechaba una explosión para desaparecer y dejar en su lugar el falso cadáver. El Hombre Hormiga pregunta a las visiones qué hubiera pasado si no se hubiera convertido en Ant-Man. Las imágenes le muestran que se hubiera convertido en el villano conocido como 3D-Man, y que hubiera sido derrotado y encarcelado por su amigo chicano que habría recibido en su lugar el traje de Hombre Hormiga. Por su parte, Punisher pregunta qué ocurrirá si encuentran a Dragon Lunar. Inmortus avisa que el futuro no está escrito y hay muchas posibilidades, pero una de ellas es, inevitablemente, la destrucción del planeta en tres horas.
Viaje al planeta-trono Kree
Los Vengadores trazan sus planes rápidamente. Bruce Banner y Rom son teleportados por Inmortus a L.A. para contener la invasión, mientras que Mística y Doom se infiltrarán entre los guerreros de
Kang e intentarán detener a sus hombres. Miss Marvel viajará al planeta Galador para convencer a los Ancianos de que Ronan está siendo un peligro y de que deben detener la invasión a la Tierra, mientras Punisher y Ant-Man buscan el cubo cósmico. Tienen tres horas, pero los Vengadores están preparados para todo. La guerrera kree es transportada a través del espacio y del tiempo por acción de Inmortus al cónclave del Consejo de Ancianos Kree. Allí intenta convencerlos de las artimañas de Ronan el Acusador. El Consejo confiesa su ignorancia sobre los planes de conquista de la Tierra, pero no parece demasiado afectado por ello. Ronan el Acusador hace su aparición e intenta desacreditar a Miss Marvel, pero finalmente la guerrera convence a los Ancianos de que Ronan está suponiendo una amenaza, de que a secuestrado a su dios viviente, la Inteligencia Suprema, impidiendo que nadie se acerque a ella a pedirle consejo, y de que quiere obtener el cubo cósmico para ciertos planes ocultos.
Ronan huye con un mecanismo teleportador personal. Miss Marvel y los Ancianos acuden entonces a la Sala Sagrada donde habita la Inteligencia Suprema para pedir consejo, y descubren que murió por causas desconocidas hace varios meses. Por eso Ronan ha prohibido a todo el mundo que entrara a entrevistarse con ella, y por eso, dice, quiere el cubo cósmico, para resucitarla. Y el mejor modo de obtener el cubo es conquistando la Tierra. Acción que además servirá como recordatorio a los skrull, que tienen una base allí. Los Ancianos están totalmente afectados por la visión de su dios viviente muerte ante sus ojos, pero la guerrera kree Miss Marvel logra sobreponerse y les obliga a llevar tropas leales a la Tierra y detener a las tropas de Nébula, que se niega a retirarse.

Suplantando a Kang
Mística se metamorfosea en Kang y Doom ha tomado varias partes de la armadura del supervillano y las ha añadido a sus ropajes. Pero cuando los dos van a ser teleportados al cuartel general de Lady Ravonna, Doom decide aparecer en otro lugar. Mística se encuentra entonces sola en una misión de gran importancia, pero no se arredra. Actuando como Kang, entra en el cuartel general y recibe el abrazo de Lady Ravonna. Pero cuando ordena a sus hombres que detengan la invasión, las dudas crecen entre ellos. Finalmente deciden acabar con Kang y abren fuego con su lásers. Lady Ravonna se interpone entre los blasters y el que cree es su prometido. En ese instante, un gran rayo arranca las paredes de la sala, y Franklin Richards embutido en una armadura hace su aparición. Enamorado de Lady Ravonna, acaba con todos los generales de Kang y se encara con Mística, que se deshace de él con un hábil movimiento. Desde los restos del cuartel general, ordena a todos los guereros del futuro que regresen a su base temporal y detengan la invasión. Con la muerte de Ravonna, Franklin se convertirá en el odiado Kang el conquistador (como se dejaba entender en Vengadores Costa Oeste nº4).
Entretanto Doom se ha teleportado junto a Susan Richards, que junto con el resto de los Cuatro Fantásticos defienden la ciudad de las hordas kree y de los bárbaros futuristas de Kang. Allí con la ayuda de la tecnología de la armadura de Kang logra detener el tiempo para poder hablar con la miembro más poderosa de la Primera Familia. Allí tras una breve diatriba casi consigue convencerla de que abandone al grupo y comience una nueva vida con él, dado que la Tierra está sentenciada. Pero en todo caso la arrastra contra su voluntad al limbo con Inmortus.
Dos Vengadores en Bratislava
Punisher y Ant-Man son teleportados a las inmediaciones de Bratislava. Allí esperan a que un camión los recoja y se puedan dirigir al lugar donde se encuentra el cubo cósmico. Cuentan con la ayuda de la tecnología que Doom y Rom desarrollaron para rastrear la energía cósmica (como se vio en Vengadores Costa Oeste nº4). Cuando finalmente alguien los recoge en auto-stop, los datos convergen y les dan la posición del cubo: Nepal. Tienen que llegar en menos de tres horas, y ninguno de los dos sabe volar. Mientras el destino del planeta pasa lentamente, Punisher tiene una idea: buscar una vieja base abandonada de Hydra que debe haber en las inmediaciones de Bratislava. Entre los dos Vengadores logran encontrar el acceso secreto en un granero olvidado. Allí encuentran un quinjet de Hydra y acelerando sus propulsores magnéticos parten hacia el Nepal. En el viaje, Punisher descubre que su acompañante no es otro que Masacre. No sabe cómo pero en la base de Hydra el mutante ha logrado deshacerse de Ant-Man atrapándolo en un campo de contención y se ha hecho pasar por él con un traje parecido, que se quita de camino a encontrar el cubo cósmico.

En las laderas del Himalaya el rastreador de los dos Vengadores indica que deben internarse en un monasterio lama. La puerta se abre ante los dos héroes, y allí los monjes les reciben amablemente diciéndoles que no poseen ya el cubo cósmico, pues Dragón Lunar decidió ponerlo a salvo y se lo entregó para que lo enviaran a otra dimensión. Dada la insistencia de los dos Vengadores en recuperar el objeto, el Gran Lama abre una puerte dimensional y Punisher y Ant-Man la traspasan. Pero se trata de una trampa, puesto que la puerta conduce al Infierno y allí no está el cubo cósmico.
Huída del Infierno
En la inmensidad infernal los dos héroes se dan cuenta de que han sido engañados. Una oscura forma se acerca a ellos. Se trata del Motorista Fantasma, que les pregunta quiénes son y qué hacen en el Infierno. Punisher logra explicarle todo lo ocurrido y convencerle de que les ayude. El Motorista reconoce en el Castigador a otro espíritu de la venganza, y se ofrece a ayudar a los Vengadores a cambio de ciertos favores en el futuro. Y así los tres héroes remontan el cielo del Infierno en unas motos llameantes para desaparecer en una explosión de fuego que anuncia su salida del Infierno… para reaparecer derrapando en los pasillos de mármol del templo lama. Allí además han ido apareciendo Doom y Miss Marvel, el primero enviado por Inmortus, y la segunda teleportada sin pedirlo no sabe por quién.

Los lamas entonces revelan sus planes: son una horda de Fantasmas, los bárbaros mercenarios de los skrull que tenían una base de operaciones en la Tierra (como se vió en Vengadores Costa Oeste nº4). Han acechado a Dragón Lunar que está en trance con el cubo cósmico más allá arriba en la ladera. Pero ahora que han revelado su plan, atacan en masa a los Vengadores. Sin embargo, los héroes más poderosos al oeste de Oregón no son presa fácil, y entre todos, sobre todo Miss Marvel y Punisher, logran barrer a los Fantasmas. Doom ha aprovechado para acercarse a Dragón Lunar, y con ella al cubo cósmico.
Luchando por el cubo cósmico
Los Vengadores van rodeando a Dragón Lunar, que en posición de loto apenas se dirige a ellos, instándolos a que la dejen tranquila en su plan de eliminar a todos los seres peligrosos de la Tierra. Primero ha acabado con los vampiros, pero quedan otras razas que deben ser eliminadas. El terrible poder del cubo cósmico la protege de todo mal y si se propusiese usarla para eliminar a los Vengadores lo haría sin apenas esfuerzo. Pero los héroes no van a detenerse ante nada para poder salvar a la Tierra. Doom intenta distraerla haciéndole ver que no es digna de poseer el cubo cósmico y usarlo únicamente para acabar con ciertos traumas personales, mientras Masacre saca de su zurrón una réplica del cubo cósmico para confundirla. En el momento justo, Punisher lanza una bomba de humo, y de ella emerge una Miss Marvel que ha volado en silencio y le logra arrebatar el cubo a Dragón Lunar, dejándola inconsciente. El cubo cósmico rueda por la ladera helada hasta que Doom lo recoge del suelo cegado por su luz poderosa.
El mundo contiene la respiración cuando Doom toma el cubo cósmico y formula su deseo: que Reed Richards desaparezca de la realidad, como si nunca hubiera existido. Y así se cumple. El resto de los Vengadores se acercan intranquilos al todopoderoso latveriano recelando de sus intenciones. Mis Marvel y Punisher son los más directos, exigiéndole que entregue el cubo cósmico. La guerrera kree insiste en que el cubo es un artefecto kree y debe regresar al templo kree donde ha estado descansando durante milenios sin nombre. Pero Doom se resiste a dejar el cubo en otras manos. Punisher entonces trata de arrebatárselo, pero Doom le hace ver que lo va a utilizar para el bien. Con un breve gesto, resucita a la familia de Castle y la convoca allí mismo. El Castigador corre a abrazar a su familia y se desentiende de todo lo demás. Pero Miss Marvel no se deja vencer tan fácilmente.
La guerrera kree está acostumbrada a pelear en desventaja y toma la iniciativa para disputarle el cubo a Doom, pero no consigue doblar su brazo ni su voluntad. Frunciendo los ojos Doom se dispone a eliminarla de la realidad con un pensamiento, pero su fuerza vacila y no logra vehiculizar el poder correctamente. Durante unos instantes todos los Vengadores se hacen cargo de la gravedad de la situación: el poder desatado del cubo cósmico puede destruir el planeta en un segundo, como se vió en la terrible imagen premonitoria que les ofreció Inmortus. La energía comienza a liberarse y es cuestión de décimas de segundo que implosione sin control. Pero Doom tiene un último plan. “Decid a Susan que la quiero” alcanza a pronunciar mientras ajusta los controles de la armadura de Kang que tenía puestos para viajar al mismísimo Big Bang y liberar allí la fuerza del cubo cósmico. “Era un buen hombre” sentencia Punisher cuando ha desaparecido.
Epílogo
Tras los terribles acontecimientos del cubo cósmico, Miss Marvel vuelve a ser teleportada por la extraña fuerza que le trasladó desde Galador, el mundo trono kree, hasta el templo nepalí. Aparece en la cara oculta de la luna frente a una base olvidada de una raza extraterrestre largo tiempo extinta. Se interna en ella y allí, en uno de sus grandes salones, se encuentra con la Inteligencia Suprema. Está viva. Sabiendo que estaba anquilosada por decenas de millares de mentes demasiado tradicionalistas y queriendo ofrecer un salto evolutivo a los kree, decidió matarse y comenzar de cero en un planeta lejano. La ausencia de una Inteligencia Suprema tendrá para los kree un efecto beneficioso a medio plazo, ella dice. Y mientras espera el momento adecuado para reaparecer, Miss Marvel será la encargada de protegerla y actuar como su emisario, también protector de la Tierra.


No hay comentarios: