8 de junio de 2016

Crónicas Roleras: HITOS: Olvidados en la Galia



Olvidados en la Galia

Juego: Hitos
Fecha: 30-4-2016
Pjs: Publio Decio (Adrián), Lucio Voreno (Alberto Carpintero) y Vercasivelauno (Ángel)
Anuncio. “No hubo ese invierno prácticamente pueblo galo alguno que no fuese sospechoso a nuestros ojos. Y no sé si esto debería parecer extraño, porque, entre otros muchos motivos, sobre todo les resultaba insoportable que quienes por su valor en la guerra eran superiores al resto de razas hubieran decaído en su reputación hasta el extremo de soportar el dominio del Pueblo Romano [...] Aproximadamente quince días después de la llegada a los campamentos de invierno se produjo un repentino levantamiento […] tras caer por sorpresa sobre los leñadores, se presentaron con una tropa numerosa ante el campamento, con intención de atacarlo […] se había fijado ese día para atacar todos los cuarteles de invierno de César, de modo que ninguna legión pudiera acudir en auxilio de otra; además de todo aquello, un gran contingente de mercenarios germanos había cruzado el Rin y se hallaba a dos días de camino”.
Julio César. Comentarios a la Guerra de las Galias
Una aventura de hitos del infame Echavarren para cuatro jugadores basada en un episodio real de la guerra de las Galias, donde se cita por primera vez a los centuriones Tito Pullo y Lucio Voreno. Los jugadores interpretarán a soldados romanos o auxiliares en una aventura de supervivencia contra un enemigo aplastantemente superior a miles de kilómetros de la provincia romana más cercana. 


Amanece en el norte de la Galia
Julio César ha acabado su campaña contra Britania y tras cuatro años batallando en la Galia, está pacificada. Dado que este ha sido un año de malas cosechas, César decide dividir a sus legiones en distintas zonas para acuartelarse de cara al invierno. Los restos de la legión VIII y cinco cohortes recién reclutadas han sido destinadas bajo el mando de los legados Quinto Titurio Sabino y Lucio Aurunculeyo en territorio de los eburones, en la Galia Belga. Es el invierno del 54 A.C.
Quince días después de instalar el campamento, el tribuno Publio Decio da un paseo a caballo por los alrededores junto al rehén que han enviado los arvernos, el príncipe galo Vercasivelauno. Más allá, en una de las praderas anexas al campamento, la cohorte bajo el mando del centurión Lucio Voreno se ejercita mientras una fría lluvia ligera lo va empapando todo. A lo lejos, se observa una masa humana que avanza hacia el campamento. Pronto los ojos expertos del galo distinguen a una turba de belgas a caballo. Los dos regresan al campamento y allí se libra una batalla donde un desprevenido ejército romano hace frente a unos 5.000 eburones al mando de su mismísmo rey, Ambíorix.
Todos luchan con valentía, incluido el tribuno Publio Decio, que es la primera vez que asiste a un combate. Su tío en el senado de Roma lo recomendó a César para que iniciara una carrera militar imprescindible para el cursus honorum romano. También lucha con denuedo Vercasivelauno, sabedor de que su primo Vercingetórix está preparando una verdadera rebelión de la Galia contra los romanos,
y que odia a los germanos (y los belgas con galos germanizados) aún más que a los hijos del Tíber. Lucio Voreno, efectivo y profesional, distribuye a sus hombres atendiendo al protocolo militar, añorando los tiempos donde servía con Pompeyo Magno recorriendo Asia Menor y batallando contra verdaderos enemigos, no contra bárbaros pintados de azul y con los cabellos en punta. Finalmente, los galos retroceden. La caballería auxiliar hispana aprovecha para matar a todos los belgas posibles, pero pronto se esconden en los bosques inaccesibles y deben volver.

La tregua
Al poco, el propio rey Ambíorix propone un parlamento a una distancia de seguridad del campamento. Publio Decio como oficial romano, Vercasivelauno como traductor y Voreno como
protección se acercan a escuchar lo que el monarca de los eburones tiene que decir. En terreno neutral, Ambíorix habla con los romanos. Les dice que le debe mucho a César, que le liberó a hijo y sobrino de la esclavitud a la tribu vecina de los atuátucos, pero que se ha visto obligado a hacer la guerra porque se ha acordado en toda la Galia en una conferencia secreta. Que él ya ha cumplido con su deber de patriota, y que ahora por sus lazos de amistad les pide a los romanos que se vayan antes de que llegue un enorme contingente de germanos mercenarios que se acerca y está a dos días, y que vayan a reunirse con las legiones de Labieno o con Cicerón, cada uno de los cuales está a unos cincuenta mil pasos. Él les promete y garantiza paso franco y les mostrará las formas de pasar inadvertidos por las montañas.
Ya en el campamento, Publio Decio y Lucio Voreno acuden al consejo de guerra con el resto de tribunos, los dos legados y los principales centuriones para debatir las acciones a tomar. “Lo que más les desconcertaba era que apenas se podía creer que un pueblo oscuro y pequeño, el de los eburones, se hubiera atrevido, por su propia iniciativa, a coger las armas contra el Pueblo Romano”, dice César en sus Comentarios a la Guerra de las Galias. En el debate se evidencia que los dos legados tienen opiniones encontradas: Sabino es partidario de abandonar el campamento mientras que Aurunculeyo Cota aboga por
quedarse en el campamento y seguir las órdenes de César. Un brillante discurso del orador Publio Decio lleva a convencer a la mayoría de los presentes de que lo mejor es quedarse. Aparentemente derrotado, Sabino abandona la estancia. Mientras ellos debaten sus opciones, a los pocos minutos una turba de soldados, formada en gran parte por los nuevos reclutas, y dirigida por el legado Sabino, exige abandonar el campamento ante la inminente llegada de los germanos. Para evitar el estallido de una revuelta, Aurunculeyo da su brazo a torcer y todos se preparan para dejar el campamento. Es la decisión que acaba de condenar a la VIII Legión.

El final de la VIII Legión

Es entrada la noche cuando la legión abandona el campamento y se interna en los bosques en dirección al territorio donde acampan las tropas del legado Quinto Cicerón. A las pocas horas, Ambíorix y sus belgas cae sobre la larga columna de marcha y los legionarios se ven obligados a luchar sin poder hacer uso de su superior táctica militar. Ahora son unos 10.000 los galos que atacan, pero sin embargo ni aún así logran romper las líneas romanas. Sabino ordena entonces a sus hombres que se agrupen por manípulos y cohortes y dejen toda su impedimenta, todos sus enseres personales, en territorio de nadie. César dice al respecto: “además, sucedió algo inevitable: por doquier los soldados rompían la formación y cada uno se afanaba por buscar y llevarse de la impedimenta las cosas que más estimaba, y todo se llenaba de gritos y de lamentaciones”. Publio Decio convence merced a futuras promesas a un legionario de la cohorte de Voreno para que se arriesgue y le recoja sus fardos con papiros. Los galos cambian de táctica y comienzan a lanzar dardos a los romanos, que van cayendo poco a poco, pero sin romper sus líneas. En esa tesitura, Ambíorix acuerda una tregua con Sabino, pero en el parlamento aprovecha para matarlo. Al poco, muerte el otro legado de un dardo en el cuello. “En ese instante proclaman a grandes voces su victoria y estallan en alaridos, según es su costumbre, y, lanzándose al ataque contra los nuestros, desbaratan las líneas”.
A partir de ese momento, comienza la matanza. El centurión Tito Pullo y Lucio Voreno se hablan para salvar a sus manípulos, y en lugar de hacer desbandada permanecen unidos en un testudo retrocediendo lentamente. Así logran salvar unos 150 hombres. Desde lo alto de una loma, observan la catástrofe. Una treintena de legionarios ha logrado volver al campamento, pero tras repeler a los belgas, comienzan a suicidarse hasta que no queda nadie vivo. Los últimos legionarios de la VIII legión comienza a avanzar en silencio hacia el campamento de Quinto Cicerón. También Ambíorix y sus hombres hacen lo mismo.
El asedio de la IX Legión
Tres días después los ciento cincuenta legionarios llegan malheridos al campamento del legado Quinto Cicerón, hombre de cierta edad hermano del famoso orador, que asombrado los recibe. Al
poco, un gran contingente de galos se acerca en son de guerra. Además de los eburones, los atuátucos se unen, y los nervios han convocado a los ceutrones, grudios, levacos, pleumoxios y geidumnos. Son más de 60.000 guerreros, enfebrecidos por la reciente victoria. Una vez más, se ofrecen a parlamentar ofreciendo paso franco a los romanos, explicando que realmente no quieren la guerra con Roma sino que abandonen la costumbre de tener campamentos de invierno en sus territorios, algo que encuentran ofensivo. Pero en esta ocasión, la presencia de Voreno y de Decio hace imposible todo entendimiento. Ellos en primera persona han sido testigos de la doblez del rey Ambíorix. Aconsejan fervientemente a Quinto Cicerón que no haga caso a los galos y que resista en el campamento. Cicerón sigue su consejo y la legión se prepara para un largo y duro asedio.
Pronto los galos atacan, son muchos en número, pero el campamento resiste a pesar de algunas bajas. Pero tan solo ha sido una prueba de fuerza para detectar debilidades en la legión y las estructuras del campamento. A continuación los bárbaros comienzan a fabricar torres de asedio y escorpiones, una tecnología que los romanos nunca habían visto hasta ahora en sus campañas. Por lo que se ve, los galos han ido aprendiendo a lo largo de los años de contacto con los romanos. Ante esta tesitura, y conociendo el carácter voluble y fácilmente impresionable de los guerreros celtas, Lucio Voreno propone al legado una salida nocturna para aumentar la moral de las tropas romanas y para debilitar la de los galos. El legado acepta, pero en el último momento, la persona al mando es el tribuno Publio Decio, que se propone a sí mismo dado que las tropas que van a efectuar la maniobra son los restos de la VIII Legión y él es el único oficial que queda vivo. Esa decisión tendrá penosas consecuencias.
Un mensajero para César
Esa noche los ciento cincuenta legionarios se arrastran entre los matojos para atacar al campamento galo. Los guerreros están bebiendo y comiendo en auténticos banquetes, riendo ante la esperanza de una inminente victoria. Para desgracia de los legionarios, el tribuno Publio Decio ha planeado el ataque por el costado donde los galos han almacenado su ganado. Cuando comienza el ataque, las vacas comienzan a causar más confusión entre las filas romanas que entre los galos, que enseguida reaccionan. Y aunque los legionarios se conducen con valor y arrojo y logran muchas bajas entre el enemigo, apenas un puñado regresa vivo al campamento.

Pasan los días y los ataques se van haciendo más intensos, mientras la construcción de las torres de asedio y los grandes arietes está pronta a concluir. Estando reunido el consejo de guerra del legado Quinto Cicerón, Lucio Voreno se propone como voluntario para llevar un mensaje a César avisándole de la peligrosa situación en la que se encuentran. Todos los anteriores han sido capturados y torturados a la vista de los legionarios, pero todos saben que tarde o temprano los galos romperán las defensas romanas y acabarán con todos. Voreno tiene la apariencia de un galo, y Vercasivelauno ofrece a su esclavo como guía para el romano. El legado acepta con pesar, y decide que en el siguiente asalto galo, Voreno, ataviado como un guerrero belga, y el esclavo, intentarán atravesar las filas bárbaras y llegar hasta Julio César.
Asalto total
Esa noche los galos avanzan con todo su poder, con las torres completadas, los arietes y los escorpiones. Los sesenta mil guerreros se lanzan con gritos de guerra temibles a las empalizadas romanas en una riada incontenible. Nuestros héroes combaten ferozmente acabando con guerreros pintados de azul una y otra vez, hasta que el calor y la luz intensa acompañada de humo sofocante hacen evidente que ha estallado un incendio en el campamento. Algunos legionarios avisan que los galos han logrado entrar y que están condenados. Es el momento de huir o de quedarse y morir.
Voreno no tiene ninguna duda, como tampoco la tiene el tribuno descendiente del héroe Publio Decio Mus, ni el príncipe galo, que odiaría rendirse a galos germanizantes como los belgas. Los romanos resisten y Voreno una vez impartidas las órdenes pertinentes, corre hacia la parte del campamento en llamas. Pero pronto se tranquiliza al ver que ha sido un incendio casual en la batalla, pero que los galos no han penetrado en el recinto. “Ellos [los galos] comenzaron a lanzar con las hondas proyectiles incandescentes de arcilla reblandecida y dardos encendidos sobre los barracones, que, de acuerdo con la costumbre gala, estaban recubiertos de paja. Rápidamente prendió en ellos el fuego, y con la fuerza del viento se esparció por todo el campamento. Con un gran clamor, como si ya hubieran conseguido la victoria y ésta fuera cosa hecha, los enemigos comenzaron a avanzar con todas las torres y testudos, trepando a la empalizada por las escalas”. Sin embargo, los legionarios resisten. Entre la confusión, Voreno y el esclavo se confunden con los galos y desaparecen en la noche.
El fin del cerco
Lucio Voreno y el esclavo logran escapar con grandísima dificultad, estando a punto de ser capturados en multitud de ocasiones. Pasan los días y los romanos se preguntan si los dos mensajeros habrán podido romper el cerco y encontrar a César, y si la ayuda llegará a tiempo. Casi ha pasado un mes desde el inicio del asedio y cada día hay menos legionarios aptos para la lucha. Voreno logra acceder al campamento de Cayo Julio César tres días después. Se presenta en su tienda sucio y con ropajes bárbaros. El general apenas levanta la vista con disgusto mientras escribe en una tablilla. “César recibe la noticia hacia la hora undécima del día. Al punto envía un mensajero a Marco Craso, en el territorio de los belóvacos, cuyo campamento distaba del suyo veinticinco mil pasos. Le ordena que a medianoche se ponga en camino con la legión y acuda rápidamente junto a él. Envía otro al legado Cayo Fabio, para que lleve su legión al territorio de los atrebates, por donde sabía que tenía que pasar”.
 enfrenta a más de cincuenta mil galos. Pero los legionarios de la IX Legión tienen confianza absoluta en la victoria. Y así es. Tras una ardua batalla, los galos son repelidos. En el campo de batalla Voreno se abraza emocionado con el centurión Tito Pullo, antiguo rival de la VIII Legión. Publio Decio sonríe al César tras la victoria en lo que es su primer bautismo de guerra en campo abierto. El único que mira al horizonte es el príncipe galo Vercasivelauno, sabedor de que pronto se alzará un ejército de proporciones colosales en la Galia y todos los romanos serán pasados a cuchillo.

Un mes después del asedio, Quinto Cicerón y los hombres de la IX Legión tienen noticias de que César se acerca. Con grandes gritos de júbilo se aprestan a organizar una salida y auxiliar al general romano, que tan solo ha podido reunir dos legiones y se enfrenta a más de cincuenta mil galos. Pero los legionarios de la IX Legión tienen confianza absoluta en la victoria. Y así es. Tras una ardua batalla, los galos son repelidos. En el campo de batalla Voreno se abraza emocionado con el centurión Tito Pullo, antiguo rival de la VIII Legión. Publio Decio sonríe al César tras la victoria en lo que es su primer bautismo de guerra en campo abierto. El único que mira al horizonte es el príncipe galo Vercasivelauno, sabedor de que pronto se alzará un ejército de proporciones colosales en la Galia y todos los romanos serán pasados a cuchillo.

7 de junio de 2016

Actividades del 6 al 12 de junio

Saludos socios y amigos. Volvemos con nuestro boletín de actividades con la primera semana completa en junio. Ésta semana volvemos con mucho rol para todos y además seguimos con la 6 temporada de Juego de Tronos.
Recordad que durante la semana se actualizan las actividades. No dejéis de visitar www.rolsevilla.net/eldirigible para estar al día de las actividades.

Martes, 07 de Junio.

HORA: 21:30.

CINE: Juego de tronos temporada 6 - Capítulo 7, "The Broken Ma" 
Evento Público. 30 plazas libres


Organizador: Adrian Jimenez

16 de mayo de 2016

Actividades del 16 al 22 de mayo

Saludos socios y amigos. Volvemos una semana más con actividades diversas. Ésta semana tenemos un evento especial que quedó suspendido hace un par de semanas debido a la lluvia. Estaremos en el Parque La Alquería de Bormujos realizando actividades de rol, juegos de mesa y videojuego de movil con el Ayuntamientode Bormujos. 
Además el próximo jueves tendremos reunión de junta, por lo que si queréis que tratemos algún asunto en concreto enviad un mail a info@eldirigible.es y lo trataremos.
Recordad que las actividades suelen multiplicarse durante la semana. Por lo que podéis ir visitando la web www.rolsevilla.net/eldirigible para ir comprobando las nuevas actividades añadidas. Ya estamos trabajando en su versión de app para movil. Os mantendremos informados.



Martes, 17 de Mayo.

HORA: 21:30.

CINE: Jueo de tronos temporada 6 - Capítulo 4, "Book of the Stranger" 
Evento Público. 15 plazas libres


Organizador: Adrian Jimenez
DESCRIPCIÓN
La sinopsis oficial del episodio dice: "Tyrion hace un trato. Jorah y Daario se proponen un plan difícil. Jaime y Cersei tratan de mejorar su situación". ¿Con quién hará un trato Tyrion? ¿Será que acaso busque negociar con los Sons of the Harpy o irá con los maestros de Yunkai que los están financiando? El plan difícil de Daario y Jorah sin duda tendrá que ver con el rescate de Daenerys quien llegó a Vaes Dothrak en el episodio pasado. Si bien recuerdan, las viudas del Dosh Khaleen le advirtieron que en la reunión de todos los khalasars en Vaes Dothrak decidirán su destino pues al ser viuda de Khal Drogo y no haber seguido las reglas de no salir al mundo, está en riesgo. ¿Podrán salvarla? Finalmente, ¿qué podrán hacer los Lannister para salir del yugo de The Faith Militant? ¿Estás listo para el nuevo episodio de 'Game of Thrones'? 

Para inscribirte y más información pulsa AQUÍ

9 de mayo de 2016

Crónicas Roleras: FATE: Vengadores Costa Oeste: Primera sangre

Primera sangre

Juego: Fate
Fecha: 22-4-2016
Pjs: Mística (Cristina Voada), Daredevil (Dani García) Spiderman (Nacho) y Deadpool (Iván Martín)
Deadpool es el maestro de ceremonias

Deadpool está leyendo el cómic Vengadores Costa Oeste nº4 tumbado en una colchoneta inflable flotando en la piscina de la villa de los Vengadores cuando percibe que un nuevo jugador se une a la partida. Como buen anfitrión, va presentando a Nacho a todos los personajes que pueblan la villa de los Vengadores. Jennifer Walkers, María Hill o Bruce Banner ya están acostumbrados a las locuras
del mutante (¿o mutado?) de modo que no le prestan mucha atención cuando va paseándose por el reciento hablando a la nada sobre ellos. Otro de los personajes que presenta es a Hannibal King, el vampiro caza-vampiros amigo de Blade. Sin embargo esta vez King no parece de especial buen humor, y acaba tosiendo tras su conversación con Deadpool. ¿Tosiendo? Tras despedir a Nacho, decide llamar a Spiderman, que es el personaje que maneja. Como ha leído el cómic, sabe que sale más adelante en una escena conjunta con Daredevil, pero quiere agilizar la trama.

Peter Parker ha decidido poner algo de distancia con Gwen Stacy [no olvidemos que estamos siguiendo las tramas de las películas, no de los cómics] y se ha enrolado en el proyecto de Ben Urich en Los Ángeles, el periódico The Observer. Es entonces cuando recibe una llamada del inefable Masacre que le pide que se una a los Vengadores de la Costa Oeste. No le da, eso sí, ninguna razón, pero le dice que debe acudir a la villa de manera urgente. Resignado, Peter se inventa una excusa con Ben Urich para faltar unas horas al trabajo y se cambia de ropa con toda la sensación de que va a perder el tiempo. O algo peor.
Mística contra Marta Plateada
En esos momentos, Mística está siendo entrevistada en el programa de televisión matutino La Mañana de Marta, un magazine sobre chismes y política de bajo nivel en el ámbito angelino conducido por la empresaria y aventurera Marta Plateada. La ciudana del pequeño país europeo de Symkaria es incisiva en sus preguntas. Se interesa por los recientes rumores que sitúan al atractivo Víctor von Doom con Beyoncé, cuando se suponía que había iniciado una relación con Paris Hilton. Mística, deseosa de perjudicar al que en su día asesinó a su gran amiga Destino, no desmiente la información, consciente de que así alimenta aún más los rumores. Marta entonces intenta provocarla
con un anuncio de Factor X, una asociación que va traslándose por distintas ciudades estadounidenses anunciando su llegada y ofreciendo un número de teléfono para que contacten con ellos si conocen algún mutante. Ofrecen “solucionar” sus problemas, sin detallar qué sucede después con esos mutantes. Como orgullosa de su condición mutante, Mística está tentada de ser muy explícita en sus declaraciones 
 contra Factor X, que esos días está en Los Ángeles, pero logra contenerse para enojo de Marta. Plateada entonces intenta otro camino, y la invita a ver un pequeño clip del blog de Sin Banderas, el mutado anteriormente conocido como USAgente. Sin Banderas es siempre muy crítico con el gobierno y con todo lo que tenga que ver con el suero de supersoldado, y en su blog declara que Hulk ha sido creado como consecuencia de buscar un mejor suero de supersoldado y que eso hace al gigante esmeralda particularmente peligroso e inestable. Mística también logra calmar la situación, algo que tiene sus consecuencias en la villa de los Vengadores, donde Bruce Banner estaba viendo el programa cada vez más nervioso, para alarma de sus compañeros.

Elecciones en los Vengadores Costa Oeste
Pronto todos los Vengadores (y Spiderman, que acaba de llegar aunque Deadpool no le explica el por qué de su presencia) están reunidos en la villa: Mística, Daredevil, Deadpool, Banner, Patriot y Hannibal King. Están muy preocupados con el estado de salud de King, que ya no solo tose, sino que parece tener fiebre alta, algo en principio imposible en un vampiro. Masacre intenta probar algo y le expone la piel a la luz del sol angelino, notando cómo le duele a King. Banner decide ir haciéndole una serie de pruebas al vampiro en el laboratorio médico. Es el momento que aprovecha Gyrich, el asesor de imagen, para proponer que, ahora que el grupo ya es una entidad estable, se elija un nuevo presidente del grupo. Los vengadores aceptan la propuesta y se trasladan a la sala de juntas, donde Mística como presidenta, ostenta el martillo de ceremonias y toma acta el secretario, que es Daredevil. Mística confirma su deseo de no presentarse de nuevo a ser presidenta del grupo, sintiendo que su papel como creadora de los Vengadores ya ha pasado y es necesaria sabia nueva. Masacre se propone como candidato a ocupar su lugar, sosteniendo que hará de los Vengadores un grupo cool. Daredevil intenta convencer a Patriot de que se postule, y de que él le ayudaría en todo lo posible. Casi lo logra, pero el joven se siente muy inmaduro para asumir una responsabilidad de ese calibre y no se decide. Finalmente Bruce Banner se postula como posible presidente, y Daredevil, aliviado, retira una posible candidatura. Todos votan a Banner como presidente a excepción del voto blanco de Mística y el voto nulo de Masacre, que vota a Walt Disney.

El espectáculo del Camaleón
Banner entonces comparte sus miedos con el resto de los Vengadores y les comenta que está trabajando en un experimento, peligroso, para librarse de una vez por todas de Hulk. Pero el resto de vengadores le convencen de que un mundo sin Hulk sería aún más peligroso. Es entonces cuando un
mensajero les hace entrega de unas entradas a un show en un local de cierta fama en la ciudad. El remitente es el periódico
The Observer, que quiere obsequiar a los héroes con una noche de ocio. Los vengadores deciden acudir y así oxigenarse de los problemas de la jornada. Banner y Deadpool ocupan una mesa, mientras que Matt Murdock y Mística (metamorfoseada en humana para no llamar la atención) se sientan en otra, rememorando la época en la que fueron pareja [como se vio en Vengadores Costa Oeste nº2]. Spiderman acude como Peter Parker intentando conseguir alguna fotografía de alguien interesante, y se cuela por la puerta de atrás para no pagar entrada. Patriot se queda de guardia en la villa cuidando de King, que está en animanción suspendida siendo escaneado por la maquinaria de última tecnología de Banner y Sterns, el asesor científico del grupo [como se vio en Vengadores Costa Oeste nº1].

Pronto el grupo se da cuenta de que en primera fila Lápida se encuentra disfrutando del espectáculo protegido por varios matones. Tras la banda de jazz, se anuncia entonces el show de un imitador conocido como El Camaleón por lo logrado de sus intervenciones. 
Pero antes de subir al estrado, los héroes observan que Lápida intercambia unas palabras con el humorista y le entrega una pequeña tira de papel. Tras una divertida interpretación de Donald Trump, tanto Spiderman como Daredevil perciben una  situación de peligro a unas pocas calles de distancia y abandonan el local para intervenir. También, una vez acabada la actuación del Camaleón, Lápida y sus sicarios abandonan el local. Rápidamente los Vengadores se coordinan y Mística se dirige a los camerinos a interrogar al comediante mientras Banner y Masacre van a interceptar a Lápida para averiguar algo de sus intenciones.

Cuando Lápida se apercibe de la llegada de los dos vengadores no parece ni inquieto ni sorprendido. Pero se dedica a provocar a Banner de forma que casi pierde el control, y termina caído al suelo de rodillas intentando contener su rabia, ayudado por Masacre, mientras el capo mafioso y vampiro se aleja riéndose. Entretanto, Mística ha logrado seducir a Dimitri Smerdyakov, alias Camaleón, y tras emborracharlo, se dispone a buscar información en su camerino. Encuentra algunas fotografías y la pequeña cinta de papel que le entregó Lápida.
Cacería a Tigra
Daredevil y Spiderman habían sentido que una amenaza se cernía sobre un inocente. Tras enfundarse
sus trajes y salir a la noche angelina, observan, cada uno por su lado, cómo una joven con una gabardina huye de un grupo de perseguidores que la acosan con palos y botellas. Buscando protección, la joven entra en una iglesia, momento que aprovechan sus seguidores para alcanzarla. Daredevil entonces atraviesa un ventanal y cae al suelo interponiéndose entre ella y la turba. Se da cuenta entonces de que la joven es una mutada o mutante. De hecho, los perseguidores la insultan llamándola “mutante” y amenazando con llamar a Factor X. También hace su aparición Spiderman, y entre los dos pronto acaban con los alborotadores. También Tigra se defiende, pero sin llegar a lastimar de manera grave a sus perseguidores. Sin embargo, Daredevil llega a perder sus nervios y comienza a golpear a uno de los alborotadores, haciendo que Spiderman se preocupe e intente detenerlo. Pero antes de que los dos héroes comiencen a pelear entre ellos, la policía hace su aparición, y los tres escapan.

En la villa de los Vengadores, pronto los héroes comparten su información y comienzan a investigar. Daredevil prefiere compartir la velada con Tigra e intentar calmarla. Ella le confiesa que no recuerda apenas nada más allá de dos semanas. Recuerda haber estado escapando de algo o alguien en un tren, y también escenas de selva y una cara roja que la llenaba de pavor. Al calor de la hoguera, los dos jóvenes acaban besándose para escapar de sus propios demonios.
Pistas y antiguos conocidos
Pero el resto de los vengadores permanecen ajenos a la nueva conquista de Daredevil. En una habitación de la villa, estudian las pistas que ha obtenido Mística y se ponen a buscarle sentido. Las fotografías pertenecen a un amerindio vestido con una americana y con porte distinguido. Pronto caen en la cuenta de quién se trata: de Thomas Fireheart, un indio americano dueño de una importante corporación. Spiderman les completa la información haciéndoles saber que también es el metahumano conocido como El Puma. Él y El Puma se conocieron como enemigos, pero finalmente se hicieron aliados. En la pequeña tira de papel que Lápida entregó a Camaleón hay una ristra de caracteres alfanuméricos que los héroes pronto deducen pertenece a una caja de un banco local. En
poco tiempo averiguan que se trata del Banco Central de California. Recuerdan que Daredevil con sus supersentidos escuchó a Lápida decirle a Camaleón “mañana debe ser el día porque él está ocupado”. Spiderman tiene un momento de brillantez y deduce qué va a suceder: Lápida le ha encargado a Camaleón que robe el contenido de la caja que responde a ese código, que sin duda pertenece a Fireheart, y que debe contener algún tipo de objeto arcano. Mientras Tigra duerme, Daredevil incansable investiga sobre la extraña joven. En su gabardina encuentra un carnet de biblioteca de la Universidad de Chicago a nombre de una tal Greer Nelson. Cuando busca imágenes de la tal Greer, ve que guarda cierto parecido innegable con Tigra. Pero también averigua que ha desaparecido hace varios meses… y que está casada.

Contra el Camaleón
Por la mañana los héroes más poderosos al oeste del río Pecos acuden raudos a la oficina central del Banco Central de California en el deslizador diseñado por Doom. Por el camino advierten al director de la sucursal de que alguien se puede estar haciendo pasar por Fireheart y que no le entregue nada. El director les confirma que hay alguien que dice ser Fireheart ahora mismo en su despacho. Los Vengadores aumentan la velocidad de su vehículo y pronto entran como una exhalación en la oficina. Thomas Fireheart parece escandalizado por la aparición de los Vengadores y exige explicaciones. La caracterización es tan completa que varios héroes comienzan a dudar de si se trata del verdadero empresario, pero la actuación de Camaleón no engaña al demonio de Hell’s Kitchen.
Cuando Camaleón entiende que los Vengadores lo han descubierto intenta atacar 
desenfundando su pistola de gas, pero Daredevil la aparta de un golpe y Spiderman le pega el brazo a la mesa, momento que aprovecha Deadpool para atravesarlo con su katana. La acción innecesariamente sangrienta de Masacre vuelve a traer confusión y tensión a un grupo que ya la destila por todos sus poros, con un enfrentamiento entre Daredevil y Deadpool que tendrá consecuencias para el grupo. Mística lo traslada urgentemente en el deslizador a la villa de los Vengadores, donde Bruce Banner consigue estabilizarlo a duras penas. Allí postrado en una cama proceden a interrogarlo. Camaleón confiesa el intento de robo, pero se excusa diciendo que Lápida lo chantajeaba con hacer pública su carrera criminal. El mafioso vampiro quería la Cruz de San Antonio que estaba custodiada en esa caja, y Camaleón debía entregarla esa misma noche en el antiguo Teatro Lafayette ahora abandonado.

La emboscada del Sindicato Siniestro
Los héroes más poderosos de la costa oeste deciden ponerse a la acción. Su plan es aparecer esa misma noche en el Teatro Lafayette simulando ser el Camaleón disfrazado de Fireheart portando la cruz de San Antonio, emboscarlo y atraparlo. Pero en lugar de que Mística asuma el papel de Fireheart, Spiderman tiene la idea de contactar con El Puma directamente. El héroe amerindio se
muestra dispuesto a colaborar, y saca la cruz de su banco. Como recompensa por el gran papel que ha hecho Spiderman hasta el momento, Bruce Banner lo hace Vengador en periodo de prueba. Él se queda en la villa de los Vengadores trabajando en la cura del extraño virus que parece estar atacando a Hannibal King. Cuando los héroes parten a la aventura, Tigra abraza y da un beso de despedida a Daredevil, cada vez más tenso en su relación con otros miembros del grupo. Su reciente visita a un confesor católico le ha puesto las cosas más difíciles, porque el sacerdote le ha instado a acabar con los vampiros ¿también con Hannibal King?

Los vengadores entran en el teatro abandonado, pero pronto se descubre que es una emboscada (algo que Deadpool ya sabía por haberse leído el comic, pero no avisó a nadie por parecerle más divertido así). Un grupo de supervillanos conocido como Sindicato Siniestro ha sido contratado por Lápida, que ni siquiera está allí. Alguno de los vengadores comenzó a sospechar de que todo era una trampa cuando comprobaron el The Observer no les había enviado aquellas entradas para el show nocturno. El Sindicato Siniestro ha estado esperando agazapado su oportunidad, y atacan cuando los héroes están desprevenidos. El Gladiador se enfrenta a su viejo enemigo Daredevil surgiendo tras una columna tras activar un mecanismo que emite un
sonido agudo que desconcentra al héroe de Hell’s Kitchen. Con sus sierras circulares logra alcanzar al justiciero rojo en el costado, haciéndolo sangrar profusamente.

El hombre de arena ha estado convertido en arenilla en un pasillo entre bambalinas, hasta que Deadpool lo pisa. Él se alza entonces convertido en tormenta de arena para acabar cegándolo y hacerlo víctima fácil de un golpe de gracia. Mística cae en una trampa-red que la atrapa y la deja colgando sobre el patio de butacas mientras el líder del grupo, el Escarabajo, vuela hacia ella y le lanza un rayo de plasma mientras se bambolea indefensa. Spiderman, que se había colado por una ventana y está avanzando por el techo, recibe una descarga de luz a plena potencia de focos instalados para ese propósito, y cae al suelo al pasillo central del patio de butacas, momento que el Rino aprovecha para cargar contra él.

Herido, Daredevil reacciona y le propina una patada al cuello al Gladiador, al tiempo que le intenta desestabilizar haciéndole entender que no es un gladiador de la época imperial y que esa invención esquizofrénica es el resultado de intentar escapar de traumas de su vida. El Gladiador, cada vez más irritado, intenta hacerlo callar por todos los medios y le lanza una de sus sierras circulares con un
resorte, que a punto está de decapitar al justiciero nocturno. Aunque Daredevil vuelve a sangrar con otro golpe segador de su oponente, logra finalmente hacerle una llave sujetándolo por su espalda y acaba por hacerle ver que, efectivamente, su nombre es Melvin Potter. Rendido a la evidencia, Melvin cae al suelo de rodillas llorando por antiguos traumas. La lucha de Deadpool contra el Hombre Arena es desigual, pero por fortuna El Puma corre en su auxilio y las tornas comienzan a cambiar, aunque el supervillano prueba ser un adversario muy difícil de doblegar. Finalmente Masacre cambia de táctica y decide intentar desmotivarlo. Cuando el Hombre Arena ve que la mayor parte de sus compañeros ha sido derrotado y que aquel no es su lugar, decide escapar.

Mística, bamboleándose, logra esquivar el rayo del Escarabajo, que la quema de refilón pero arranca las redes de su trampa liberándola y haciéndola caer a la platea. Para luchar en un espacio más cerrado donde el vuelo de su oponente no sea una ventaja decisiva, la 
antigua líder de los Vengadores Costa Oeste corre hacia una puerta que da al almacén de escenarios y tramoyas. Allí se metamorfosea en el Escarabajo y se esconde tras una serie de viejos espejos. Cuando el supervillano entra en la sala queda desorientado y Mística puede trabar combate con él. Logra darle un golpe de gracia entre sus dos alas mecánicas que incapacita al líder del Sindicato Siniestro. El Rino, que ha intercambiado golpes con Spiderman, pronto se da cuenta de que el resto del grupo ha caído, y todos los Vengadores lo rodean. Decide rendirse y hablar.

El amargo final
Son altas horas de la madrugada cuando los Vengadores irrumpen en el ático de Lápida, que los espera con un sable de plata en la mano. El vampiro queda impresionado al ver que todos los Vengadores han sobrevivido a su trampa. Él esperaba tener un duelo final con Hannibal King, pero no había contado con la presencia desequilibrante de Spiderman y El Puma. Sin embargo, para el capo de la mafia irlandesa de Los Ángeles no todo está perdido, su ático es un pozo de trampas listas para activarse. Sonriendo, amenaza a los Vengadores con una muerte lenta, cuando comienza a toser. La tos se hace más y más fuerte, hasta convertirse en ataque. Los héroes no tienen ninguna dificultad en hacerse con él y atarlo. Al hacerlo, se dan cuenta de que también tiene síntomas de fiebre. Allí atado, Daredevil sostiene la Cruz de San Antonio y se siente tentado de acabar con el vampiro con ella, pero finalmente sacudiendo la cabeza deja atrás ese pensamiento. Pero El Puma parece haber entendido la lucha interior que ha pasado el justiciero y la hace suya, y atraviesa el corazón de Lápida con su cruz bendecida.

A pesar del éxito, Daredevil decide dejar el grupo por desavenencias con algunos miembros, anunciando que mientras Hannibal King y Masacre sigan siendo vengadores él no pertenecerá al grupo. Banner le agradece toda la ayuda que ha prestado y le despide en su viaje de vuelta a Nueva York. Para entonces, el estado del vampiro se agrava y los héroes no tienen pista alguna sobre qué le está sucediendo. Por si fuera poco, los obreros mexicanos que están trabajando en un hangar para quinjets en la villa de los Vengadores, han encontrado una antigua piedra tallada en sus excavaciones para construir los cimientos. En la piedra, tallado con un instrumento afilado, aparece escrita una advertencia: “Vengadores, cuidado porque Kang el Conquistador se acerca”. Y firma Deadpool, en 1887.